La procesión del Santo Orgullo

Cualquier procesión de Semana Santa y nuestro Orgullo LGTB tienen más puntos en común de los que a primera vista parecen perceptibles, a pesar de que se acostumbre a presentarlos como si fueran antónimos.

Cualquier procesión de Semana Santa y nuestro Orgullo LGTB tienen más puntos en común de los que a primera vista parecen perceptibles, a pesar de que se acostumbre a presentarlos como si fueran antónimos.

Porque aunque se pretende hacer pasar una y otra celebración como opuestos absolutos, y se difunde así una sensación de radicalidad en ambos postulados que beneficia al discurso de odio y perjudica al reivindicativo en pos de una aceptable medianía no excesivamente empoderada, los elementos parateatrales de ambas celebraciones, con sus respectivos momentos de mayor importancia, los característicos atuendos que las visten, la interminable lista de parafernalias que las adornan y ensalzan la fe o la reivindicación, la ordenación ritual de sus participantes, e incluso un recorrido que se recuerda como históricamente inmutable pero que se ha ido adecuando a nuevas necesidades resultan al cabo bastante similares. No obstante, hay algunas diferenciaciones sobre las que no quiero dejar pasar la oportunidad de reflexionar.

Sigue leyendo

No se nace gay: se llega a serlo

La semana del 8 de marzo debería servirnos a quienes no somos los sujetos fundamentales del Feminismo para intentar averiguar, en tanto que apoyamos la lucha de las mujeres desde una segunda fila, cómo el Feminismo puede cambiarnos la vida también a nosotros.

Antes de ser gais, o lesbianas, o bisexuales, o transexuales, o lo que queramos afirmar que somos, no éramos nada. Así lo afirma Paco Vidarte en su Ética marica, y tiene toda la razón: antes de que se nos pudieran aplicar las categorías diferenciadoras de la orientación sexual o la identidad de género nadabamos indiferenciados en el vasto océano de la sexualidad libre. Pero entonces, mientras aprendíamos a ejercer el género y el deseo hegemónico, una interpelación con forma de injuria nos marcaba a fuego para siempre. Maricones o marimachos, nunca volveríamos a ser iguales.

Sigue leyendo

Nuestro problema es la diferencia

Recientemente, como consecuencia de una proposición no de ley que el partido Ciudadanos ha presentado en la Asamblea de Madrid, ha vuelto a la primera fila del debate activista en defensa de los derechos de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales una cuestión interesante. Entre las poco ambiciosas reclamaciones de dicha iniciativa política se recogía la pretensión del partido naranja de «convertir nuestra región en una Comunidad abierta, amigable y tolerante con las personas LGTBI bajo la denominación ‘Comunidad de Madrid LGTBI friendly’»; texto que el Grupo Socialista quiso enmendar, sin éxito, corrigiendo ese tolerante por un actualizado respetuosa. ¿Qué debemos hacer? ¿Reclamamos respeto o tolerancia hacia las orientaciones sexuales e identidades de género no normativas? Sigue leyendo

Necesitamos un romanticismo gay

Parece que en nuestra identidad de varones atraídos sexualmente por otros varones no queda espacio para una afectividad saludable

No hace apenas dos semanas me sorprendió que un grupo musical queer español de los primeros años ’90 hubiera versionado el famoso bolero Ansiedad, en cuya letra se expresa libremente el deseo de encontrarse una persona en los brazos de otra «musitando palabras de amor». Me resultaba extraño que en ese contexto tan radical, tan alternativo, fuera posible hablar de amor, cuando hoy en la práctica totalidad del movimiento LGTB resulta una constante la condena del llamado amor romántico.

Parece que en nuestra identidad de varones atraídos sexualmente por otros varones no queda espacio para una afectividad saludable. Resulta algo lógico, si consideramos que al menos a lo largo de las últimas cuatro décadas esta identidad gay nuestra ha sido construida -y reconstruida- de manera fundamental en torno a la práctica de nuestra sexualidad, no a la estructura de nuestros afectos; y que a falta del desarrollo suficiente de un discurso autónomo sobre nuestras vinculaciones amorosas hayamos acabado adoptando como propio el que es desde hace siglos el modo correcto en que hombre y mujer deben amarse.

 

Sigue leyendo

Holocausto. Memoria y reparación.

¿Para cuándo un gran mea culpa que reconozca los errores propios y no trate de ubicar en el otro malvado toda responsabilidad por la homofobia, transfobia y bifobia?

El pasado viernes se conmemoraba el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto. Un 27 de enero, como aquel de 1945 en que fue liberado el campo de concentración de Auschwitz. Setenta y dos años después los actos de homenaje se han sucedido en todas las ciudades del planeta.

Llevamos a cabo un ejercicio de memoria imprescindible, e intentamos así concienciarnos de todos los horrores que se sucedieron durante el exterminio, con la intención de que, aprendiéndolos, podamos tratar de evitar que vuelvan a producirse. Recordamos al pueblo judío, al pueblo gitano, a otros muchos pueblos perseguidos, asesinados. Recordamos a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales internados en campos de concentración.

Sigue leyendo

¡Soy Copérnico!

La triste cobertura que llevó a cabo el periodista Álvaro Ojeda de la cabalgata de Reyes de Madrid nos dejó un divertido momento en que el reportero creyó identificar a uno de los participantes del desfile como Cristóbal Colón y, al saludarlo por tal nombre, este respondió «¡Soy Copérnico!». Dejando a un lado el ramalazo de homofobia que siguió a ese desencuentro, cuando Ojeda consideró que ¿Newton? era «un poquito amanerado», este suceso, además de servirnos como claro ejemplo de que hoy se llama periodismo a cualquier cosa, nos invita a una reflexión realmente interesante: ¿somos quienes decimos ser o somos quienes otras personas creen que somos?

Sigue leyendo

La homofobia más tonta del mundo

Ponte unas gafas rosas: gradúate la vista para erradicar la homofobia.

Después de varios años de reivindicación ha sido posible una pequeña victoria sobre la violencia simbólica: en la cabalgata de Reyes de Madrid por fin Baltasar es realmente un varón negro y no un disfraz de betún.

El movimiento en defensa de los derechos de las personas afrodescendientes comprendió muy pronto que la cuestión de la representación, de cómo se construye socialmente la imagen de la persona negra, resulta un punto de atención prioritaria para avanzar hacia la erradicación del racismo.

Nosotras, las personas lesbianas, gais, bisexuales, transexuales y demás, sabemos también que una de las maneras a través de las que se perpetúa la discriminación que sufrimos es la forma con la que se nos representa socialmente.

Sigue leyendo