Municipalismo y Diversidad Sexual

Estamos de enhorabuena: la ciudad de Móstoles ha firmado estos días un convenio con Arcópoli, la asociación de la Comunidad de Madrid que ha fundado y coordina, junto a otras entidades LGTB, el Observatorio Madrileño contra la homofobia, bifobia y transfobia. Gracias a este acuerdo, todas las personas que sean víctimas de una agresión motivada por la LGTBfobia podrán ser atendidas y acompañadas durante el proceso que sigue al ataque.

Lesbianas, gais, bisexuales y transexuales estamos muy acostumbrados a que la respuesta que recibimos ante nuestras reivindicaciones sea siempre lejana. Es el Estado quien hizo los cambios pertinentes para conseguir el Matrimonio Igualitario y luego aprobó la primera Ley de Identidad de Género. A veces es nuestra comunidad autónoma quien nos asegura algún derecho, como fue en su momento la regulación en algunas regiones de la figura de la pareja de hecho. Pero son siempre políticas muy poco cercanas. A la homofobia cotidiana es preciso responder con la inmediatez municipal.

Podrá parecer que la ciudadanía LGTB de Móstoles, por ser tan cercana a la capital, disfruta de una situación privilegiada frente a otros lugares más pequeños de los que es difícil escapar en busca de un espacio donde ser más libres. Y bien es cierto que nada tiene que ver una de las ciudades más grandes de España con algunos de los más pequeños municipios de los más de ocho mil que ocupan nuestro territorio. Pero es necesario detenerse a pensar en que la injusticia no consiste en vivir más o menos alejado de Chueca, sino en no poder construir la propia Chueca de cada cual en el municipio que se habita. Injusto es tener que abandonar tu pueblo para encontrar la libertad, no tener que viajar más o menos para llegar hasta un espacio relativamente libre como es Chueca.

Por eso hay que celebrar esta apuesta que Móstoles para defender la integridad de su ciudadanía LGTB a través de la participación en el Observatorio. Garantizar que cualquier vecino puede, en primerísimo lugar, recibir la atención necesaria si resulta víctima de una agresión es un primer paso en el larguísimo camino que nos llevará, en algún momento, a poder garantizar que lesbianas, gais, bisexuales y transexuales disfrutan de la libertad que merecen sin que sea relevante el municipio en que habiten. Y no podía empezar esta andadura sino en Móstoles, que si en su momento se levantó para defender la independencia, hoy se levanta de nuevo para defender la libertad. ¡Gracias!

Publicado en Radio Paralela el 14 de marzo de 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s