España es gobernable, los varones no

Esta semana escribía mi amigo José Luís Serrano denunciando que, meses atrás, el carácter de los “machos alpha” Pablo Iglesias Turrión y Alberto Garzón había hecho imposible una gran coalición de izquierdas. Y esta misma semana, ya de resaca electoral y comenzado el baile de los posibles pactos, son varios los temas que ocupan “la centralidad del tablero” en todas las mesas de negociación política. El gran dilema es si será posible investir un Presidente del Gobierno o será preciso repetir las elecciones. A mí no me cabe duda; la composición del Parlamento permite la gobernabilidad, pero es necesario superar un gran problema: todos los interlocutores son varones.

Sigue leyendo

¿Qué hemos ganado (y qué hemos perdido) las personas LGTB en estas elecciones?

Antes de que Esperanza Aguirre consiga convencer a Rajoy para ofrecerle la Presidencia del Gobierno a la flamenca del WhatsApp conviene detener un momento la euforia que ningún votante puede justificar, ya que ningún partido ha alcanzado los objetivos que deseaba, para considerar qué ganamos y qué perdemos lesbianas, gais, bisexuales y transexuales con los resultados de las elecciones de este 20 de diciembre.

Sigue leyendo

¿Qué pedir a los partidos para estas elecciones?

En nuestra España, años después de la aprobación del Matrimonio Igualitario y de la primerísima Ley de Identidad de Género, son ya necesarias nuevas leyes que hagan frente a las necesidades de las personas no heterosexuales y que garanticen que nuestros derechos no serán violados impunemente. Para conseguirlo, tal como propone desde hace tiempo el activismo, son necesarias diferentes normas.

Sigue leyendo

La Guerra (Trans) de las Galaxias

Esperar, esperar, esperar… Aquellas personas que no tenemos reconocidos algunos de nuestros Derechos Humanos hemos aprendido, como insistentemente dice mi amiga Carla Antonelli, a esperar hasta que a alguien se le ocurra dignificarnos manifestando públicamente que sí, que también tenemos derechos, y que deben ser respetados. Pero llega un momento en que la espera se nos puede hacer eterna y no nos queda otra que salir a luchar, para defendernos, contra un Imperio Normativo que, desde su oscuridad más absoluta, trata de obligarnos a seguir esperando, eternamente. “Siempre mañana, y nunca mañanamos”, que escribió Lope. Ésta es la historia de esta semana, en la que un grupo rebelde a esa oscuridad, pero mayoritario en la Asamblea de Madrid, ha conseguido sacar adelante la Proposición de Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación.

Sigue leyendo