Lo nuestro sí que es mundial. Una introducción a la historia del movimiento LGTB en España.

Editado por Egales, Madrid-Barcelona, en 2017.

Lo nuestro sí que es mundial - Portada.jpg

En apenas cuatro décadas el «Movimiento LGTB» ha transformado España. Un país que en 1975 se declaraba mayoritariamente favorable a la eliminación de la homosexualidad a través de leyes represivas es hoy, gracias a la reivindicación política de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, uno de los Estados que más derechos y libertades garantiza a las personas no heterosexuales, y que en 2013 defendía en un 88% que la diversidad sexual y de género debe ser reconocida e integrada en la sociedad.
¿Cómo ha sido posible esta transformación radical? Los partidos políticos de todas las ideologías no siempre se interesaron tanto por los derechos LGTB como ahora lo hacen –o fingen hacerlo–, y durante muchos años lesbianas, gais, transexuales y bisexuales tuvieron que organizarse para conseguir, primero, la eliminación de la legislación represiva y, después, el paulatino reconocimiento de derechos que llevó hasta la consecución del Matrimonio Igualitario. Pero queda mucho trabajo por hacer hasta la erradicación de la homofobia, transfobia y bifobia, y la mejor forma de comprender el presente y elaborar una reivindicación adecuada con vistas al futuro es conocer nuestro pasado: responder a la pregunta ¿de dónde venimos? puede ofrecer las claves necesarias para afrontar otras cuestiones como quiénes somos y hacia dónde nos dirigimos.
Este libro ofrece un análisis del desarrollo histórico del «Movimiento LGTB» en el Estado español a través de numerosa documentación y bibliografía y de los testimonios de sus protagonistas; y recupera la genealogía de la lucha social de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales en defensa de sus derechos como herramienta para seguir elaborando un discurso reivindicativo que, más allá de un WorldPride, pueda seguir diciendo con la voz bien alta que lo nuestro sí que es mundial.

En el Prólogo de Alberto Mira, el investigador ha dicho sobre el libro:

«El trabajo de Ramón Martínez traza con encomiable precisión una genealogía compleja de lo que es el movimiento. […] El inmenso valor de Lo nuestro sí que es mundial es entrar en los callejones sin salida, en los atajos y en los terrenos pedregosos, en los errores y en los triunfos, contar cómo se ha llegado hasta aquí y rescatar una historia casi olvidada, dando nombres, resucitando voces.»

Sobre este libro se ha dicho:

Reseña de Carlos Barea en Ámbito Cultural.

Reseña de lucasfh1976.

Reseña de Libertad e Igualdad LGBT.

Reseña de Eduardo Nabal.

Entrevista en Wisteria Lane (RNE).

Entrevista en Ágora Historia.

Entrevista con Eduardo Nabal en La Izquierda Diario.

Puedes encontrarlo aquí.

 

 

Anuncios

Mala lex, sed lex: Las políticas de la identidad están matando al movimiento LGTB

No creo que sea necesario a estas alturas recordar que hace mucha falta en nuestro maltrecho país una ley antidiscriminatoria que trate de erradicar la homofobia, entre otras muchos problemas que afectan a la totalidad de la población. Desde hace al menos dos años hemos podido comprobar como vuelve a visibilizarse el problema de las agresiones homófobas, y son ya varios los observatorios que coordinan entidades como el FAGC, Arcópoli y Diversitat para ofrecer a la ciudadanía la primera atención ante un incidente de odio. Después de casi un cuarto de siglo en que una buena parte del llamado «movimiento LGTB» centró sus esfuerzos en el reconocimiento institucional de la afectividad entre personas del mismo sexo a través de la consecución del Matrimonio Igualitario y, posteriormente, en su defensa, parece que las aguas de la reivindicación vuelven al cauce de la lucha para erradicar la homofobia. Fruto de este reordenamiento mosaico la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales presentó hace meses un borrador para una «Ley de Igualdad LGTBI» que la pasada semana fue aceptada a trámite en el Congreso tras su presentación formal por el grupo parlamentario de Unidos Podemos. Y, tras mucho pensar, creo que es necesario anotar, casi a vuelapluma, una idea sobre su texto que no consigo comprender y no puedo compartir.

 

Sigue leyendo

Por desgracia solo “Somos el Orgullo de Madrid”

Ni Gallardón ni Carmena han terminado de entender para qué sirve el Orgullo, o lo entienden del mismo modo.

Hace apenas un mes, el paso del World Pride por nuestra capital me generaba una duda importante. No me interesaban excesivamente convocatorias como el Madrid Summit, o el World Pride Park en el Madrid Río –y parece ser que ni a mí ni a casi nadie resultaron interesantes–. Ni siquiera tenía demasiada curiosidad por saber qué ingenio permitiría que por primera vez una manifestación tuviera vallas en la mitad de su recorrido. Yo quería saber qué habría después de este Orgullo Mundial que iba a cambiarlo todo, y no ha hecho falta esperar demasiado: la conclusión que extraigo de la celebración del World Pride puede resumirse de un plumazo: ha sido útil solo para algunos pocos.

Sigue leyendo

La libertad de expresión no consiste en el ‘derecho a la homofobia’

La futura Ley LGTB que pretende sacar adelante la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales se enfrenta a un momento crucial en su proceso de aprobación: desde la izquierda se alzan voces críticas contra el texto, poniendo en riesgo no solo un avance fundamental en el reconocimiento de los derechos de las personas no heterosexuales, sino vulnerando todo el discurso que garantiza la protección de las minorías.

Bien es cierto que el desarrollo de esta nueva Ley, que supondrá un hito activista a la altura de la aprobación del Matrimonio Igualitario, ha tenido que superar diferentes escollos; y es algo comprensible, pues el texto legislativo supone un avance de tal calado que requerirá de un gran esfuerzo didáctico por parte del movimiento activista para ser bien entendida su necesidad. Bien es cierto, igualmente, que quizá no sea la estrategia adoptada por la FELGTB la que yo considere más acertada en este punto, y que quizá hubiera sido preferible priorizar una reforma del Código Penal que condenase con vehemencia los delitos de odio, en general, y concretar luego una ley específicamente LGTB. Pero lo que no es permisible es que, como ya resulta demasiado frecuente, se equipare el discurso en defensa de los Derechos Humanos con una mal entendida ‘libertad de expresión’ que consiste única y precisamente en conculcar esos Derechos Humanos. Y eso es lo que está sucediendo ahora con nuestra Ley LGTB.

Sigue leyendo

¿Realmente la educación puede erradicar la homofobia?

Empieza el nuevo curso y con él vuelven las campañas de sensibilización sobre Diversidad Sexual y de Género en centros escolares. Esta misma semana Arcópoli, la asociación LGTB de referencia en la Comunidad de Madrid, ha lanzado su campaña contra el acoso escolar homófobo. Y aunque pueda parecer sorprendente, si bien la reivindicación educativa es ya clásica en nuestro movimiento en defensa de los derechos de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, es necesario preguntarse si realmente es productiva la educación en la lucha contra la intolerancia.

Sigue leyendo

Homofobia imprudente: misteriosa multa en el Orgullo

Botella se marchó, pero las multas se quedaron. Por fin, y tras un complicado silenciamiento, esta semana se ha hecho público que en el Orgullo de 2015 el Ayuntamiento de Madrid, como ya es casi tradición, sancionó nuestras reivindicaciones. Porque hacemos demasiado ruido. Eso sí, algo ha cambiado esta vez: ahora no son sólo los empresarios que organizan nuestras fiestas quienes recibieron la multa municipal: por primera vez en la historia del Orgullo las entidades que convocan la marcha también han sido condenadas.

Sigue leyendo

Municipalismo y Diversidad Sexual

Estamos de enhorabuena: la ciudad de Móstoles ha firmado estos días un convenio con Arcópoli, la asociación de la Comunidad de Madrid que ha fundado y coordina, junto a otras entidades LGTB, el Observatorio Madrileño contra la homofobia, bifobia y transfobia. Gracias a este acuerdo, todas las personas que sean víctimas de una agresión motivada por la LGTBfobia podrán ser atendidas y acompañadas durante el proceso que sigue al ataque.

Sigue leyendo