La banalidad de la homofobia

Desde que hace unas semanas fue detenido el llamado Koji Kabuto, como consecuencia de su ya larga trayectoria difundiendo un clarísimo discurso de odio contra las personas no heterosexuales, no dejo de pensar qué puede llevar a una persona no solo a ofrecer públicamente las muestras de desprecio que hemos observado en sus videos y redes sociales, sino cómo es posible también que esa misma persona no sea consciente -o no quiera serlo- del efecto que acaban provocando sus declaraciones.

Sigue leyendo

¿Realmente la educación puede erradicar la homofobia?

Empieza el nuevo curso y con él vuelven las campañas de sensibilización sobre Diversidad Sexual y de Género en centros escolares. Esta misma semana Arcópoli, la asociación LGTB de referencia en la Comunidad de Madrid, ha lanzado su campaña contra el acoso escolar homófobo. Y aunque pueda parecer sorprendente, si bien la reivindicación educativa es ya clásica en nuestro movimiento en defensa de los derechos de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, es necesario preguntarse si realmente es productiva la educación en la lucha contra la intolerancia.

Sigue leyendo

«Perdidos unos, otros inspirados». El futuro feminista del movimiento LGTB

El movimiento LGTB ha muerto, y un verso de las Soledades de Góngora puede explicar por qué. No tiene por qué ser un problema: todos los movimientos sociales evolucionan, a menudo de tal forma que el siguiente paso apenas puede reconocerse en su camino previo. Pero la gran cuestión es saber hacia dónde estamos avanzando, saber por dónde transita el sendero que vamos a recorrer, y qué instrumentos nos servirán como guías. Y me temo que el movimiento LGTB muere, se estanca, porque ha perdido la brújula.

Sigue leyendo

Salir del armario significa visibilidad, no juicio público

Jueces, militares, diputadas, exministros, concejales, modistos, periodistas, y ahora también deportistas y modelos. Salir del armario, visibilizarse como lesbiana, gay, bisexual o transexual, es quizá la práctica más característica de esto que somos cuando no somos heterosexuales o cisexuales. En poco más de un mes nuestra querida España ha visto a un árbitro de fútbol, a un patinador, a un waterpolista olímpico y a un Míster España decir públicamente que son gais. Toda visibilidad es buena, porque gracias a tantos y tantas referentes puede asegurarse que nuevas generaciones de personas no heterosexuales, pero ¿qué ocurre cuando alguien sale del armario? Hoy quiero reflexionar sobre ello.

Sigue leyendo

¿Cómo se puede justificar la homofobia?

No son pocas las ocasiones en que trata de disculpar una conducta abiertamente contraria a los derechos de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales recurriendo a los más variopintos y peregrinos argumentos. Salvador Giner, en su Sociología del mal y en un artículo previo habla de la sociodicea, término acuñado por Bordieu con que se evidencia la costumbre de los seres humanos de justificar los diferentes males que nos encontramos en el mundo. Estos días, después de los dos incidentes homófobos del pasado fin de semana, el beso de dos jóvenes frente a una manifestación de ultraderecha y el chico al que le rompió la nariz un hombre al que había llamado guapo, han sido habituales los razonamientos que exculpan a los agresores y trasladan la responsabilidad de la homofobia a las víctimas que la padecen. Y yo quiero detenerme a reflexionar sobre ello, porque no hacerlo no sólo es dar pábulo a esa sociodicea homófoba sino que interpretar que la justificación de la intolerancia no debe ser denunciada encierra en sí misma una forma compleja de la misma sociodicea.

Sigue leyendo

Lágrimas negras: las consecuencias de la homofobia

El pasado martes celebramos el 17 de mayo, Día Internacional por la erradicación de la homofobia, transfobia y bifobia. Como tantas otras personas he pasado la semana hablando sobre homofobia -y transfobia y bifobia-, porque creo firmemente en que sólo hablando sobre ella conseguiremos hacerla desaparecer. Hay quien piensa que mencionarla continuamente es alarmista, que genera una imagen de inseguridad innecesario, y es mejor destacar los muchos avances que hemos conseguido en España. Pero creo que todos esos logros, todas esas leyes, si bien han empezado a cambiar la forma de pensar la sexualidad, no han hecho desaparecer de nuestro país la intolerancia. Incluso considero que pueden haberla agravadoPrueba de ello son los más de 70 incidentes lgtbfóbicos que lleva registrados desde que empezó 2016 el Observatorio Madrileño contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia.

Sigue leyendo