¿Hay que homosexualizar la política?

Si hubiera sabido hace una semana que el gran debate sobre si somos iguales o diferentes en tanto que lesbianas, gais, bisexuales y transexuales podría llegar a colocarse en el primer plano del discurso de la actualidad habría esperado unos días para escribir mi columna del pasado fin de semana. Pero quiso la suerte que el excelentísimo señor don Pablo Manuel Iglesias cometiera ciertas declaraciones acerca del papel de las mujeres o, mejor dicho, de lo femenino en política.

Sigue leyendo

¿Bisexuales o pansexuales?

Uno de los mejores activistas trans españoles, FTM Lobo, compartía esta semana en su Facebook una imagen que trata de explicar la que se supone es la principal diferencia entre la bisexualidad y la pansexualidad. Según la imagen, la primera supone atracción hacia hombres y mujeres, en tanto que la segunda incluye también la atracción hacia hombres y mujeres intersexuales y transexuales, además de hacia cualquier persona transgénero. Lobo afirmaba, como joven trans, su radical oposición a esta diferenciación y yo, compartiendo su contrariedad, quiero reflexionar sobre la espinosa cuestión de las posibles distinciones entre etiquetas no monosexuales.

Sigue leyendo

¿Homofobia o LGTBIfobia?

Existe un mal en la Tierra que pone en peligro una parte de nuestra libertad. Nuestro derecho a disfrutar del placer, nuestro derecho a amar y nuestro derecho a vivir dentro del género donde con más comodidad nos sentimos se ven seriamente comprometidos por una grave afección social. Sabemos que existe, luchamos contra ella, pero aún no nos hemos puesto de acuerdo sobre como denominarla.

Sigue leyendo

La banalidad de la homofobia

Desde que hace unas semanas fue detenido el llamado Koji Kabuto, como consecuencia de su ya larga trayectoria difundiendo un clarísimo discurso de odio contra las personas no heterosexuales, no dejo de pensar qué puede llevar a una persona no solo a ofrecer públicamente las muestras de desprecio que hemos observado en sus videos y redes sociales, sino cómo es posible también que esa misma persona no sea consciente -o no quiera serlo- del efecto que acaban provocando sus declaraciones.

Sigue leyendo